¿Es mejor ser autónomo o sociedad limitada?

¿Es mejor ser autónomo o sociedad limitada?

¿Es mejor ser autónomo o sociedad limitada?

Es una pregunta que a menudo se hacen los emprendedores de distintos ámbitos del comercio, servicios y la pequeña industria: ¿Es mejor ser autónomo o Sociedad Limitada?

No es una respuesta fácil y puede variar de acuerdo con el tipo de iniciativa que estés desarrollando, o pienses emprender.

Un autónomo es una persona que lleva adelante una actividad económica por cuenta propia, utilizando su tiempo y recursos y sin estar subordinado a otra persona. Controla por completo su proyecto empresarial y es de su absoluta responsabilidad.

Una Sociedad de Responsabilidad Limitada, popularmente abreviada como SL, es una empresa de carácter mercantil (debe estar inscrita en el Registro Mercantil y presentar cuentas anualmente), con uno o más socios, y cuya responsabilidad está limitada al capital aportado a la empresa.

Entonces, ¿cómo responder a la pregunta es mejor ser autónomo o Sociedad Limitada? Veamos las ventajas y desventajas de ser autónomo, y las ventajas y desventajas de ser SL.

Ventajas y desventajas de ser autónomo

Ventajas

Como autónomo puedes iniciar tu proyecto prácticamente desde la nada, contando solo con tus recursos y habilidades técnicas o profesionales.

No necesitas tener un capital inicial y los trámites para tener personalidad jurídica se hacen en un día.

Tienes el control total del proyecto y puedes acogerte a una tarifa plana en tu gestión como autónomo durante el primer año.

Desventajas

La responsabilidad es ilimitada, puedes perder hasta el gato si las cosas salen mal. Es decir, tendrías que responder con tu patrimonio por las deudas contraídas con la actividad económica.

A medida que aumenten las ganancias los impuestos serán más altos. El autónomo paga a través de IRPF, y este aumenta progresivamente (cuanto más ganas más pagas).

Como autónomo se hace más difícil acceder a créditos bancarios y otras fuentes de financiación.

 

Ventajas y desventajas de ser una SL

Ventajas

Puedes compartir los riesgos con uno o más socios en la iniciativa.

La responsabilidad está limitada al capital registrado en la empresa. No afecta al patrimonio personal.

Los beneficios de la SL pagan impuestos menos elevados, en comparación con los autónomos.

Proyecta una imagen más profesional o empresarial, y es más fácil acceder a créditos y a otras fuentes de financiación.

Desventajas

Los trámites para crear una SL son más engorrosos y toman más tiempo (de 5 a 30 días).

Necesitas un capital inicial para registrar la Sociedad, un mínimo de 3.000 euros. Aunque luego de constituida la SL puedes usar esos recursos para inversión.

La gestión administrativa es más pesada, debes llevar libros, estar inscrito en el Registro Mercantil y presentar cuentas anuales.

La fiscalización y el manejo de la tributación son más complejos en las SL que entre los autónomos.

En conclusión, ¿es mejor ser autónomo o Sociedad Limitada?

Si estás solo en tu iniciativa y no dispones de mucho capital está claro que es mejor comenzar como autónomo, y a medida que la empresa vaya creciendo, quieras incorporar socios y ampliar tu actividad, no es descabellado considerar la posibilidad de convertirte en una Sociedad Limitada.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.